Páginas vistas en total

martes, 6 de enero de 2015

Las Buenas Ideas y el Acto Creativo



Todas las ideas nacen en el cerebro, son un producto emergente de los procesos mentales individuales y los estímulos externos que nos llegan a través de los sentidos y sus extensiones tecnológicas.

De una u otra forma, las ideas son el resultado de un proceso íntimo e individual. Las ideas, al ser un producto emergente humano, tienen una carga de emoción y otra de razón. Ninguna idea es absolutamente libre de una de estas dos características, sin embargo, cuando la emoción desequilibra para su lado, hablamos de ideología; en cambio, cuando la razón es dominante, estamos más cerca de la filosofía y de la ciencia. La estética, la lógica y la ética son los filtros cuyas pruebas permiten que las ideas prosperen y fluyan en la sociedad.

Las ideas prefiguran al hombre particular, que usa su espíritu crítico para escarbar, buscar, rascar todas las posibilidades que su repertorio intelectual le ofrece.

El conocimiento le pertenece al hombre, la realidad está fuera de él. El conocimiento cambia en el tiempo en un proceso no lineal, pero continuo, caracterizado por bucles o concentraciones de agregación o desagregación de ideas que dan paso a un nuevo estado de conocimiento. El conocimiento es un proceso de asimilación de contenidos basados en los procesos de aprendizaje individual y colectivo, en la experiencia y el razonamiento personal.

La definición de ideas que permiten descubrimientos provienen de intuiciones informadas. A estas intuiciones informadas llamo “acto creativo”. El “acto creativo” genera un territorio nuevo de especulación, conversación y expresión que debe plantearse mediante postulados y un lenguaje que otros puedan comprender y usar para contribuir a su desarrollo y/o para ponerlo a prueba.

El “acto creativo” es inductivo, proviene de las evidencias y conocimiento de un individuo o un grupo de individuos. El conocimiento de partida es limitado, ya que no abarca “todo” el conocimiento disponible, que ha sido generado por los procesos de aprendizaje colectivo.

Las ideas prosperan cuando superan a otras ideas en la expresión, descripción o explicación de un fenómeno relacionado a la naturaleza, donde nosotros estamos incluidos. Cuando la idea se convierte en una explicación amplia, resiste las pruebas a las que se le somete y se expande sobre otras, se usa como punto de apoyo para explicar la realidad.

El método deductivo (que indica que si la premisa es correcta, entonces sus consecuencias también lo son), pasa a ser utilizado para crear campos de conocimientos que profundizan sus alcances y delimitan sus fronteras.

Las ideas nacen destinadas por sus propios límites, por sus propias definiciones y propiedades. Su potencial llega al apogeo cuando supera a otras y se convierte en un paradigma y termina cuando el grupo de ideas que surge de ella agotan sus posibilidades, hasta que otra la reemplaza y/o la incorpora dentro de una descripción más amplia.

No hay comentarios: