Páginas vistas en total

jueves, 22 de diciembre de 2016

2017 El año de la Madre Rusia



Rusia es un país antiguo, con muchas capas de historia que han ido conformando su carácter. Es un país complejo, denso, como todos los países que fueron monarquías e imperios (China, Japón e Inglaterra, por ejemplo.)

La Madre Rusia, después de la distopía soviética, sigue buscando un posicionamiento relevante en el mundo; después del colapso comunista China le arrebató la posición. Su proceso de reinserción parece depender de un mundo en conflicto. Como un maestro ajedrecista, elige mover sus fichas hacia delante en el caos y se repliega en la calma.

Rusia decidió meterse de lleno en Siria, contra el movimiento terrorista musulmán. A diferencia de Estados Unidos, de Francia, España y Alemania, Rusia es un estado rapaz y anexionador, basta leer a Tolstoi, la historia del imperio antes de 1917, las crónicas de la batalla de Stalingrado, los cuentos de Chejov; en su sangre corre “el fin justifica los medios”, desde los zares hasta el politburó y, ahora, con su democracia tan especial, los rusos han usado los mismo mecanismos de enfrentamiento y control. Como toda nación imperial, sus intereses son mayores a los derechos de los pueblos que están bajo su lupa.

El 2017 Estados Unidos estará sumergido en su cambio de agenda, en sus asuntos internos y de vecindario; Europa estará atenta a su problema de comunidad y los de seguridad interna, quizás vea con buenos ojos a una Rusia haciendo el trabajo sucio; China observará este año con su mirada de largo plazo.

El 2017 seremos testigos de una ofensiva rusa al mundo musulmán terrorista. Es posible que se enfrenten o es posible que negocien, de Rusia nada se sabe. Nadie se opondrá. Seremos testigos de cambios geopolíticos, de influencia regional y mundial. Más de un campo de concentración en su enorme estepa se abrirá para albergar a quienes caigan allí, culpables e inocentes.


El 2017 puede ser el año de la Madre Rusia. Y con Rusia, nada se sabe con certeza qué sucederá después.

No hay comentarios: