Páginas vistas en total

lunes, 4 de noviembre de 2013

Anton Chejov y Facebook

Anton Chéjov
Creemos que la vida presente es única, que el pulso de los acontecimientos nos trasladan en un péndulo desde zonas de aburrimiento y tedio a otras de excitación revolucionaria. La oportunidad que nos da la tecnología para ser omniscientes y omnipresente, cuales dioses terrenales, nos obligan estar y pensar cada bit de información que compartimos. Compartir significa, hoy, ser juzgado. "Like" y "Share" son sinónimos de reconocimiento no solo de lo que compartimos sino de lo que somos. ¿Y quiénes somos? bueno, lo que compartimos y ¿qué compartimos?, ¿lo que nos provoca?, no siempre. Siendo sinceros, compartimos lo que nos permitimos compartir, lo que no nos compromete. Abrimos la ventana que conviene de nuestra vida, la que creemos que mejor refleja la imagen que deseamos formar en el otro. Como la luna, guardamos nuestro lado oculto, lo que nos delata en nuestra plenitud, lo que nos hace humanos. La individualidad es un misterio, nadie conoce plenamente a nadie y Facebook es un reflejo de ello. A través de esa ventana social conocemos lo que la gente nos permite conocer.

Esto no es nuevo. Anton Chejov lo desarrolló brillantemente en su cuento La Dama del Perrito.

"Llevaba dos vidas: una aparente, que veían y conocían todos los que debían, llena de una media verdad y una media mentira, perfectamente semejante a la de sus conocidos y amigos, y otra, que transcurría en secreto. Por una extraña coincidencia de circunstancias, tal vez casual, todo lo que para él era importante, interesante e imprescindible, en lo que era sincero y no se engañaba, lo que constituía el meollo de su vida, se desarrollaba en secreto para los demás, y todo lo que constituía su mentira, la envoltura en la que se guarecía para encubrir la verdad, como por ejemplo, su trabajo en el banco, las discusiones en el club, sus comentarios sobre la "raza inferior", su presencia en las fiestas de aniversario en compañía de su esposa, todo esto estaba a la vista".

¿Ha cambiado nuestra humanidad con la tecnología, con Facebook y las redes sociales? Parece que no.


Extracto del cuento: La Dama del Perrito.

No hay comentarios: