Páginas vistas en total

martes, 19 de abril de 2011

Un Souvenir para la otra Vida.

Hace unos días hurgaba en las profundidades del Facebook y encontré un nombre que había quedado relegado en los confines del pasado y que salía de vez en vez como un geiser, sobre todo cuando la nostalgia de otras épocas me invade.




Benjamín Edwards :Oye PatoAmor, eres tú?

Me gusta - Ya no me gusta




Pato Ventura-Juncá D: Jajaja, sipo Benja-Cariño.

Me gusta - Ya no me gusta




Benjamín Edwards: Es que tengo esta versión tuya, en ese boliche en San Pedro, ¿en el ´92? parado en una mesa cantando no se que wueá, donde se acuñaron estas versiones joligudenses de nosotros... (creo que era mi cumple años ,¿no?.)

Me gusta - Ya no me gusta




Pato Ventura-Juncá D. :No sé, ni razonablemente creo supongo debiera recordarlo. Entre talla y talla, entre todos mis exabruptos lunáticos, que a estas alturas son varios, esos días en San Pedro, están sin dudas entre los que me llevo como souvenir a mejor vida. Durmiendo en las veredas, o a la mala en los pabellones de la posta, ni hablar de esa travesía nocturna bajo cero hacia el altiplano rescatados por un camión azufrero. La wea, jajaja, Grande Benja cariño.

Me gusta - Ya no me gusta




Benjamín Edwards:  ¡Cómo la memoria se recupera! ¡Y en ese baño termal! ¡o cuando hicimos dedo y las holandesas a las que nos pudimos engrupir por no hablar ni medio inglés, y la travesía por el riachuelo en no recuerdo qué oasis! La pichanga de fútbol en la mitad del desierto (¡tengo una foto!). Una semana quemada a fuego, un verdadero souvenir y lo más increíble es que después no nos vimos más que un par de minutos en veinte años! ¡Grande PatoAmor!

Me gusta – Ya no me gusta

No hay comentarios: